¿ QUE ES UNA ESPINILLA, BARRO O ABSCESO DE LA PIEL ? ¿Y POR QUE SALEN ?

Un absceso es una infección e inflamación del tejido del organismo caracterizado por la hinchazón y la acumulación de pus. Puede ser externo y visible, sobre la piel, o bien interno.

Los abscesos aparecen cuando se infecta un área de tejido y el cuerpo es capaz de "aislar" la infección y evitar que se extienda. Los glóbulos blancos, que son la defensa del organismo contra algunos tipos de infección, migran a través de las paredes de los vasos sanguíneos al área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus, que es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto y bacterias o cualquier otro material o invasor extraño.

Los abscesos pueden formarse en casi cualquier parte del organismo y pueden ser causados por organismos infecciosos, parásitos y materiales extraños. Los abscesos en la piel son fácilmente visibles, de color rojo, elevados y dolorosos; mientras que los abscesos que se forman en otras áreas del cuerpo pueden no ser tan obvios, pero pueden causar mucho daño si comprometen órganos vitales.
Con frecuencia se obtiene una muestra de líquido del absceso y se le hace un cultivo para determinar los organismos causantes del mismo. Ver los tipos individuales de abscesos.La mayoría de los tipos de abscesos son tratables.
Se debe buscar asistencia médica si la persona cree tener algún tipo de absceso. No se deben tomar antibióticos si no han sido prescritos por un médico.
La prevención de los abscesos depende de su localización y causa. Por ejemplo, una buena higiene es importante para la prevención de los abscesos cutáneos y con la higiene dental y los cuidados de rutina se previenen los abscesos dentales.

Tratamiento en casa para el absceso

El absceso es una reacción a una infección que produce pus y está rodeada de inflamación. Suele presentarse cerca de la superficie de la piel y es sensibles al tacto. Los antibióticos no sirven para eliminar el absceso: debe abrirse y drenarse. En muchos casos los médicos han de realizar este procedimiento, pero, si el absceso se descubre a tiempo y antes de que crezca demasiado, no deberías tener inconvenientes para tratarlo en casa.

Compresas tibias

Aplícate una compresa tibia sobre la zona afectada; asegúrate de que no esté tan caliente que te queme la piel. Ponte la compresa hasta cuatro veces por día, cada vez durante media hora, hasta que el absceso comience a drenarse.

Inmersión en la tina

Una forma efectiva de eliminar el absceso es sumergirte en la tina. Esto resulta muy efectivo cuando el absceso se encuentra en las nalgas, los muslos o la espalda baja. Llena la tina con agua caliente (pero no hirviendo) y añade sulfato de magnesio según las indicaciones de la caja. Si el absceso aparece en una de las extremidades, las manos o los pies, puedes usar un tazón pequeño con agua tibia y sulfato de magnesio para empaparlo. Si se trata de una parte de tu cuerpo que no pueda sumergirse en una bañera o tazón, entonces usa un paño para aplicar la solución de sulfato de magnesio sobre el absceso. Realiza estas inmersiones de tres a cuatro veces por día durante 15 minutos en cada ocasión; continúa hasta que el absceso empiece a drenarse. Luego de empaparlo, cúbrelo con una venda.

Advertencias

Nunca presiones un absceso para reventarlo como si fuera un grano. Esto hará que la infección se extienda dentro de la piel. Nunca intentes abrir el absceso tú mismo pinchándolo con un alfiler o cualquier otro objeto filoso. Podrías empeorar la infección o dañar un vaso sanguíneo. Si las inmersiones o las compresas no logran que el absceso se seque por sí solo, deberás asistir a un médico para que lo abra él mismo.

About Prensa